La Dama de Elche

Una de las obras más célebres del mundo es, sin duda, La Dama de Elche. Esta fue hallada en la Comunidad Valenciana, concretamente en la Alcudia en 1897 por un niño mientras realizaba trabajos agrícolas.

Actualmente se puede encontrar en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid. Al parecer, siempre fue considerada un tesoro, ya que se ocultó de manera intencionada según desvela su localización y situación inicial: un semicírculo de losas protectoras delimitando el espacio en el que descansaba, además estaba cubierta de arena de playa procedente de La Marina, permitiendo que llegase hasta su descubrimiento bien conservada.

La escultura

Esta fantástica obra de arte consiste en un busto labrado en piedra arenisca, que procede de la cantera local Peligro. Cuando se descubrió aún conservaba restos de pintura azul, roja y blanca que decoraba los labios, la mantilla y el manto.

Fue esculpida entre el siglo V y IV en La Alcudia, según indica la procedencia de su piedra, aunque no se conoce con exactitud el origen de su autor.

Esta escultura, envuelta de misterio, no desvela si se trata de una sacerdotisa, una diosa o una dama de alta alcurnia. En Elche podemos encontrar reproducciones a tamaño real en la Glorieta, en el Jardín Artístico Nacional Huerto del Cura, en el Ayuntamiento, museos, aeropuerto y diversos lugares. También una recreación en la Avenida del Ferrocarril de Arcadi Blasco y otra de Manolo Valdés en el campus de la Universidad Miguel Hernández.

La venta

El arqueólogo francés Pierre Paris cuando la conoció, se entusiasmó y planteó la posibilidad de comprar la obra para Francia y se acordó la venta por 4.000 francos (5.200 pesetas de la época).

Más tarde, en 1941, la Dama regresaba a España de camino a Madrid junto a otras obras. Tuvo un paso por Elche en 1965 durante una exposición de cultura ibérica y tras ello, se instaló en el Museo Arqueológico Nacional del Madrid.

 

Fuente y foto: www.visitelche.com