Bebidas vegetales

En los últimos años se han introducido en el mercado las denominadas bebidas vetales, elaboradas a partir de ciertos alimentos de origen vegetal, como frutos secos, cereales o legumbres. Si al principio se planteaban como una alternativa a la leche de vaca para las personas intolerantes a la lactosa o veganas, hoy en día estas bebidas tienen cada vez más adeptos. Te contamos las propiedades y características de las más demandadas.

Como consecuencia del aumento de personas con intolerancia a la lactosa, en los últimos años la proliferación de bebidas alternativas a la leche de origen animal se ha hecho patente en nuestros mercados, que en la actualidad las ofrecen como una opción diferente no solo para aquellos que presentan este problema de salud, sino también para los que se decantan por seguir una dieta vegana o simplemente por gusto.

Las bebidas vegetales son aquellas bebidas en cuya composición intervienen ingredientes vegetales y agua. Podemos encontrar bebidas elaboradas a partir de legumbres, como soja; derivadas de cereales, como la avena; y preparadas con frutos secos, como la almendra.

Su aspecto es similar a la leche de origen animal pero sus propiedades nutritivas son diferentes, por lo que, aunque en muchos casos se las conozca como “leche de…”, su denominación correcta es bebida vegetal.

La principal diferencia es el aporte de calcio. Según un estudio de la Fundación Española de Nutrición y la Fundación Iberoamericana de Nutrición, la leche de origen animal es la mejor fuente de calcio para nuestro organismo. A pesar de que este mineral también se encuentra presente en muchos frutos secos, frutas y verduras… su contenido es mucho mayor en la leche.

Así lo defienden también la OMS y la FAO, para quienes la leche “contribuye de manera importante a satisfacer las necesidades del cuerpo humano de calcio, magnesio, selenio…”.

Propiedades nutritivas

Los beneficios y propiedades nutritivas de las diferentes bebidas vegetales irán en función del fruto seco, cereal o legumbre con el que se hayan elaborado. En cualquier caso, se trata de bebidas saludables y nutritivas, ya que los productos con los que están hechas poseen multitud de nutrientes y es una forma de incluirlos en nuestra dieta habitual de una manera diferente y refrescante.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la cantidad de producto que incorporan es muy pequeña, aproximadamente un 10%, mientras que el resto es agua, junto con otros componentes que se emplean para darles textura y sabor.

Estas bebidas no contienen colesterol y poseen ácidos grasos insaturados, más saludables que los ácidos grasos de la leche de origen animal. Sin embargo las proteínas que nos aporta esta última son mucho más completas que las bebidas vegetales, que carecen de aminoácidos esenciales para nuestro organismo.

Las bebidas hechas a base de cereales, como la avena o el arroz, poseen unos contenidos muy bajos en grasas y proteínas. Nos aportan vitaminas del grupo B, que ayudan a regular nuestro sistema nervioso y a controlar el estrés y la ansiedad. La bebida de arroz también está recomendada en personas que sufran de problemas digestivos.

Por su parte, las realizadas con frutos secos, como almendras, avellanas… también carecen de aportes en proteínas, aunque son más ricas en vitaminas y minerales y nos aportan energía. Algunas de ellas están enriquecidas con calcio.

Las bebidas vegetales de legumbres, especialmente en el caso de la soja, nos aportan proteínas comparables a las de la leche. Posee además isoflavonas, un componente que ayuda a combatir y regular el colesterol.

Cómo incorporar bebidas vegetales en nuestra dieta diaria

Ya sea por padecer de intolerancia a la lactosa, por haberse decantado por seguir una alimentación vegana o, sencillamente, por gusto o apetencia, el consumo de bebidas vegetales puede incluirse en nuestro día a día como alternativa a la leche de origen animal o como un alimento más en nuestra dieta.

El consumo de las bebidas vegetales suele realizarse en sustitución de la leche, en el desayuno, solas o acompañadas de café o cacao. Pero también puedes incluirlas en tus recetas de cremas y purés, en repostería (arroz con leche, helados, flanes y otros postres), en salsas y bechamel, en batidos de frutas…

¿Hacemos un trato?

A cambio de tu email, te enviaremos regularmente contenidos siempre mediterráneos.
¿Aceptas? ¡Suscríbete!



En cumplimiento del artículo 5 de la Ley 15/1999, por el que se regula el derecho de información en la recogida de los datos, se le informa que la recogida de datos tendrá como finalidad única la comercial. Igualmente le informamos que puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición establecidos en dicha Ley contactando con nosotros a través de nuestro correo electrónico.